Ahora mismo en el blog: 52 Entradas 155 Comentarios y 80 Seguidores MIL GRACIAS!!! ^^

miércoles, 18 de enero de 2012

Adictos a la Escritura-Consigna

Hola a todos.
A continuación les presento mi trabajo hecho para la Consigna de Enero en la cual debíamos escribir un texto que contuviera la palabra Quisicosa*. Admito que no tenía idea de su significado lo que me alegró mucho pues gracias al club descubrí una nueva palabra. 
Los dejo con mi pequeño proyecto.




A la Realidad


Lo conservó así, absorto durante algunos minutos. Aquella palabrería sin sentido lo mantenía al hilo de esos labios que se abrían furtivos disimulando su cadencioso nerviosismo, formularios verbales e incomprensibles, crucigramas inconclusos e inacabables, destellos de dudas, pensamientos como enjambre revoloteando aguda y perspicazmente a través de una secuencia estúpida e inexacta.
Un sinfín de quisicosas que se resbalaban de unos labios húmedos y aframbuesados, mentiras vagas que venían de una lengua demasiado juguetona, suspiros ahogados provenientes de unos dientes blancos como perlas de mar, sudores fríos entre los pechos y la enaguas.

La suspicacia trepó hasta el corazón de Arturo que intentaba reponerse del amargo licor de la traición desenmascarada, buscó ávidamente, mudamente, desesperadamente entre las vasijas antiguas que ella le había hecho comprar para que vivieran empolvándose en aquella repisa desgastada.
Buscó entre los girasoles de aquel mudo florero los restos una existencia que se quedó retorciéndose en el pasado, buscó el alivio a lo lejos, en el pasillo que recorría a diario para dar aquel póstumo beso de buenas noches, ¿Quiénes lo esperaban tras esas habitaciones ahora? ¿Quiénes aguardaban el momento en que el sol se pusiera y él entrara por aquellas puertas blancas como su inocencia, para escuchar aquel Te Amo?

No se encontraban más sus risas traviesas en la estancia, sus pasos ligeros en el corredor, esos delicados cuerpos sobre el suyo por las mañanas, saltando de un lado a otro, revoloteando como crisálidas por toda la habitación que dejaba filtrar una luz muy clara consumiendo la penumbra de la madrugada.
Esos críos que ahora no lo recordaban ni si quiera en aquellas fechas especiales, aquellos ya no estaban y ciertamente era imposible encontrar un poco de aliento en el recuerdo de unas caritas que ya no existían más, no para él.
 
Renata lo miró, indecisa, sin dejar de soltar aquella letanía de sombras que quiso que fueran palabras, excusas, verdades, lo que fuera, a estas alturas cualquier cosa era buena, cualquier lenitivo que permitiera regresar a la vida corriente y fútil de hasta ahora, cualquier cosa que preservara la calma y el falso amor que se había ido consumiendo casi desde su nacimiento.

Era inevitable, si… era necesario, tenía que ocurrir tarde o temprano. Ambos lo sabían, lo comprendieron años atrás cuando la desnudez de sus cuerpos había dejado de provocar aquel espasmo punzante y adictivo en lo más profundo de sus entrañas, cuando aquel ritmo de besos, lenguas agitadas y traviesas, jugos embriagadores y aromas excitantes no eran más que boberías, ejercicios reservados solo para los adolescentes.
Ellos conocían la dosis necesaria para continuar con el teatro, con la escena, más no eran los actores, habían dejado de ser los representantes de tan hermosa puesta, ahora sólo eran meros espectadores, simples trapecistas en la espera de la caída, del punto final.

Y aún así, Arturo no podía hacerse a la idea, no podía dejar de pensar la crueldad de la existencia misma, el dolor de verla desvaneciéndose lentamente. Maldita vida, jodida vida. Apenas siento que vienes y te marchas.

“Silencio” dice, y la mujer calla “Lo sé… silencio”
Y en silencio Arturo vuelve sobre sus pasos, abre la puerta y se va. Y en silencio Renata regresa a la alcoba, a consumar lo que había sido interrumpido entre las sábanas.








*Quisicosa es un término que se emplea coloquialmente para denominar un acertijo, enigma o adivinanza... a menudo un conjunto de palabras de sentido encubierto para que sea difícil de entender...

2 comentarios:

Maria O.D. dijo...

No lo entendí muy bien a la primera, ahora ya :) Muy digno relato quisicoso? :D ¡saludos! Como me encanta como escribes, siempre con mucha vida cada palabra, y ademas que usas palabras muy especiales :)

Ariusk dijo...

Me gusto bastante. Al igual que Maria O.D me costo un poco al principio pero después le agarre la idea.

Al final quise fue ahorcar a Renata cuando entendi que la agarraron con las manos en la mas ajajajaja

Saludo... escribes muy bien! ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Llévame a tu correo