Ahora mismo en el blog: 52 Entradas 155 Comentarios y 80 Seguidores MIL GRACIAS!!! ^^

domingo, 5 de febrero de 2012

Cuarto Relato

Como les decía, estoy contentísima pues tengo el grato placer de mostrarles  el cuarto relato del concurso 
Por que el Amor Duele que está proliferando maravillosamente. 
Antes que nada les recuerdo que subiré los relatos conforme vayan llegando, es decir que si llegasen dos o tres en un sólo día los subiré de igual forma, por ello he creado la pag. Relatos del Concurso que pueden ver en la barra de arriba. Ahí podrán encontrar todos los fantásticos relatos que participan y votar por ellos el 14 de febrero.

Así que sin más, les presento gustosa el cuarto relato, esta vez de manos de PukitChan

¡Disfrútenlo!



Inocencia


“Ceguera mental.” Creo que así es como he decidido llamarle.
           
¿Existe como tal ese término? No lo sé, pero me gusta cómo suena porque a decir verdad, es bastante preciso a lo que estoy sintiendo y viviendo; es decir, mis ojos sí lo ven pero mi mente se niega a aceptar el hecho totalmente, creando una barrera impenetrable alrededor de la frase: “Lo he sabido desde siempre… tú sólo me usas.”

Suena realmente triste.

Pero lo que más pena me da, es que soy únicamente yo el causante de todo esto. Algunos dirán que es falta de amor propio, pero a estas instancias no me molestaré en negarlo o afirmarlo porque es demasiado complicado para reducirlo sencillamente a estas dos palabras. Tan fácil que es juzgar y tan difícil que es vivir.

Sumergido en una mísera realidad.

Detesto que no esté él, porque su ausencia me llena de soledad y eso ocasiona que empiece a meditar mi vida. Yo, como muchas miles de personas, odian su realidad y se dedican a llenar su existencia de retazos de la vida de alguien más para formar una nueva. Una donde no existe la terrible vergüenza de las consecuencias.

Lo amo.

…y lo seguiré haciendo, probablemente hasta el punto en el que la destrucción para mi alma sea inminente. Suena tan terriblemente enfermo, que yo mismo me doy asco. Tan bajo he caído y estoy consciente de ello, lo cual empeora la situación. Porque sé perfectamente qué es lo que ocurre, pero no tengo las ganas para cambiar la situación.

―¿Axel? ¿Estás bien?

Levantó el rostro, separándolo apenas de la almohada. Mis pupilas se dilatan cuando veo su rostro masculino y limpio, con gotas de agua recorriendo su frente rugosa. Centró mi atención en ese color verde claro de sus ojos y le sonrió, siguiendo con la mirada el camino de su cuerpo, notando así que se había dado recién un baño. 

―Estoy bien ―respondí perezosamente. ―Sólo pensaba.

Levantó una ceja, como si aquello le hubiese resultado imposible de creer. Se sentó en la orilla de la cama, dándome la espalda y secando su corto cabello negro. Ladeé el cuerpo para verlo mejor, aunque enseguida me arrepentí: como otras tantas veces, su nunca y parte de su espalda estaban llenas de marcas moradas y rasguños que dejaban caminos oscuros en su piel blanca. Aquellas muestras de pasión que no había hecho yo. Mordí mis labios en silencio, acompañándolo de esta manera a él.

―No voy a estar aquí mañana… ―comentó como si nada, mientras se ponía un reloj plateado que aquella otra persona le había regalado con motivo de su aniversario―. He abusado de la confianza de April últimamente… creo que está empezando a sospechar algo.

La odio. Desteto que digas ese nombre cuando estás en mi cama.

―Dile… ―comencé a hablar aunque ahora miraba el techo―. Llega con un gran regalo y hazle creer que esta semana, lo que has estado haciendo es prepararle esa gran sorpresa. Con eso la dejarás por convencías que le eres fiel, después de todo, sólo han sido siete días seguidos, de los tres años que llevamos haciendo esto. La convencerás con facilidad.

Me odio, pero hago esto porque deseo conservarte e ir más allá de lo poco que tú planeas darme, es perderte.

―Es cierto… ―Asintió pausadamente y cerré mis ojos. Sentí claramente sus frías manos por el agua recorrer mi frente y perderse en mis cabellos castaños al indagar a través de ellos. Luego, su cuerpo acercándose al mío, causándome un estremecimiento que erizó los cabellos de mi nuca. El contacto de sus labios fue apasionado e intenso y cuando menos me di cuenta, ya lo tenía encima de mí y yo aferrándome con desespero a él.

―Aún no quieres que me vaya, ¿cierto? ―susurró divertido en mi odio.

Si por mí fuera, te ataría a la cama y te penetraría hasta hacerte desfallecer.

Gruñí, rasgando su espalda. Él no me objeto, cosa que me sorprendió: nunca permitía que aquello sucediera porque entonces se notaría descaradamente su infidelidad. Probablemente sólo lo permite porque su cuerpo ya fue marcado por ella. Entierro más mis uñas sin importarme ya nada. Sujetando lo que no tengo, buscando aquello que nunca he podido encontrar.

Yo no puedo ser como otras personas. Sus caricias no son vitales para mí. Su presencia tampoco ya que en realidad podría vivir perfectamente sin él. Posiblemente podría ser feliz, pero me doy cuenta de que ni siquiera busco eso estando con él, porque duele su compañía pero aún si es indispensable su presencia para mí. Porque me desgarra, porque me lastima y luego de todo aquello me sonríe como si sólo hubiese sido una travesura de dos pequeños niños.

¿Así se supone que sea el amor?

Ni siquiera sabía que creía en el amor.

Creo que todos llegamos a un punto en el que nuestra existencia se vuelve una enferma necesidad. No digo que dure siempre, pero es algo por lo que todos experimentamos. Yo lo estoy experimentando, aunque en el peor grado ya que únicamente su presencia no hace más que reafirmar el maldito adicto que soy.

Necesito un terapeuta.

Qué vil mentira. No busco ser entendido, no quiero que alguien asienta y diga “comprendo lo que pasa, pero…” Nada de eso necesito, porque yo sé qué es lo que ocurre y precisamente por ello, sería tan doloroso. Ya lo es, pero no es observar la realidad lo que me lastimaría, sino ver su rostro diciéndome que a pesar de que nunca sintió nada por mi, lo disfrutó realmente.

No habría cosa más cruel que ello. Decirme que lo gozó. ¡No quiero eso! ¡No quiero terminar por la paz y decentemente! Quiero que al igual que yo, sienta asco y repulsión de esta vida. Quiero que se sumerja en el dolor. Deseo que April se dé cuenta de que su novio lo engaña con un hombre, ¡conmigo! Con el chico que les sonríe detrás del mostrador cuando van ellos juntos, tomados de la mano y esperan que les dé sus palomitas para ver la función de las cuatro y media, la hora de su salida de clases.

Así lo conocí.

Incluso sintiéndolo dentro de mí, dejándome maltratar por sus manos, gimiendo fuertemente cuándo el perfora mi interior y me hace sangrar por enésima vez, recuerdo sus ojos verdes, tristes, que adornaban la sonrisa resignada el día que decidí mirarlo con más atención. Compraba las palomitas y los dulces en el cine y yo le atendía.

Aunque lo había visto muchas veces, me fasciné con él aquella vez.

Miró nervioso su reloj, y luego a la cartelera: la función empezaba a las cinco.

―¿No llega tu novia? ―pregunté amablemente, con ese olor a mantequilla que había aprendido a ignorar muy bien. Él me miró sorprendido, más luego asintió, pagándome el precio.
―No suele ser impuntual… ―dijo, como un vago eco.

Minutos después, April llegaba corriendo graciosamente, acercándose a él para abrazarlo y pedirle disculpas por su tardanza. Creí que ese sólo había sido un flechazo, esos amores de una mirada que solo tienes de vez en cuando; ese tipo de personas que te llenan el corazón con ilusiones sólo unos vagos segundos.

Pero ese día, cuando salía de mi turno en el cine, a eso de las once y media de la noche, lo encontré a él mirando la cartelera. Me acerqué curioso para preguntarle qué hacía o si podía ayudarlo en algo, cuando él me sonrió y  preguntó si quería acompañarlo a su departamento.

No se declaró heterosexual confundido, ni homosexual reprimido. Era, desde siempre, bisexual. Y aún así lo acepté.

―¡Duele! ―grité, apretando los labios. Él río suavemente y siguió con sus movimientos, sin importarle mis delirios.

―Y por eso precisamente te gusta… ―respondió.

…me conoce tan bien. Pero no totalmente.

―Mierda… ―musita―, tendré que bañarme otra vez… ¿vamos juntos esta vez?

No quiero.

―Sí… ―respondo, estirando mi mano para que él me ayudara a levantarme. Él lo hace, después de todo, está consiente del daño corporal que me ha causado.

No quiero.

Caminamos juntos y la ducha primero fría en cuestión de segundos llena el ambiente de vapor. Se mete en ella y me jala, para limpiar también mi cuerpo.

Déjame. No quiero estar limpio.

―¿Está bien la temperatura?
―Sí.

¡Lo detesto! ¡No quiero estar limpio! Me estás arrancando lo poco que me das. Tu aroma, parte de ti, el camino de nuestros cuerpos uniéndose, nuestro aroma vuelto uno solo.

¡Déjame!

―¿Axel?
―Es tarde… ―comenté―. April se va a preocupar. 
―Es cierto ―convino―. Qué suceda lo que tenga que suceder.

Púdrete. Y vete a lo más hondo del infierno.

…pero llévame contigo.

Nunca nos prometimos amor, ni siquiera era una palabra de: “Sólo es sexo.” Creo que hubiera sido más sencillo si hubiéramos dicho que sólo jugábamos con el cuerpo del otro, con la necesidad básica de todo ser humano de estar sexualmente complacido. Entre nosotros, sólo fue una plática trivial de lo que hacíamos. Luego nos acostamos. Creí que sólo sería eso y nada más. Pero no fue nada de eso; comenzamos a juntarnos y a despreciarnos.

No sé lo fue.

―Ahora sí es hora de irme… ―dijo, dándose un vistazo rápido al espejo. No respondí y dudo que él esperara una respuesta de mi parte. El familiar sonido de sus llaves siendo guardadas en su bolsillo izquierdo, porque es zurdo, me recordó que no es mío. También me hizo traer a mi memoria, que en el amor, no había posesiones.

Qué mierda.

Muchas veces le he visto con April en la entrada del cine. Ella es linda, tiene una sonrisa encantadora, buen cuerpo y por lo que puedo apreciar, es una chica inteligente. Es el tipo de persona, con el que todos quisieran formar una familia y envejecer. Es la chica con la que te sientas debajo de un árbol a planear tu futuro.

No la envidio, pero tampoco la amo. Lo cierto es que le he tomado cariño. Ella sabe tan bien como yo mi nombre, gracias a las etiquetas que todos los empleados colgamos en nuestra ropa, para ofrecerle al cliente un trato más intimo y preciado. Ahora sé que sólo fue un tropiezo para mí. La detesto, pero no la odio. A veces siento más compasión por ella que por mi mismo y hay días que me enfado porque aún no se ha dado cuenta de la traición de su pareja.

Desearía tanto arrancarme la ropa frente a ella y decirle: “¡Mira! Me folla con esta pasión que ha dejado mi cuerpo roto.” Pero eso sólo me hace sentir un estúpido. Patético. Un ser que no tiene derecho a replicar.

Al incorporarme de la cama, donde me había estado secando, observé con atención las ojeras de mi rostro, la sonrisa cansada y el brillo de mis ojos que muchos aseguraban que era amor. Dicen que es una cosa imposible de ocultar, pero yo no estoy de acuerdo con ello ya que estos años tortuosos, he conseguido mitigar cualquier rastro de amor hacía él de manera que ni siquiera el aludido lo sabe.

Todas las personas tienen historias de amor, probablemente ésta es la mía, pero hubiese preferido que fuera menos amarga. No veo un final feliz, a decir verdad nunca lo he esperado. En realidad, quisiera poder decir: “Ya diviso ese final.”

Hay quienes contemplan como acabará antes de que inicie, ¿por qué yo no puedo ser así?

Es obvio y culparé de todo al amor. Maldito y bendito amor. No sé que desear.

Porque esperar lo esperado, siempre te lleva a lo inesperado.


Desvié lentamente mi rostro a la puerta cuando escuché el timbre sonar. ¿Sería él? Lo dudé seriamente, porque traía un juego de llaves. ¿Las habrá olvidado? No… Jamás lo había hecho en todo este tiempo.

Tomé lo primero que había en el suelo. Era la camisa de él. Sonreí con algo de ironía cuando, aún colocándome el pantalón, dude en abrir la puerta pero al final acabé haciéndolo.

Segundos después, me di cuenta de la estupidez que había cometido.

Me quedé quieto, mirando a la mujer que estaba de pie, sonriendo frente a mi puerta. Obviamente vi muchas películas de chico junto con mi madre, porque pensé que sacaría un cuchillo, chillaría desgarradoramente o levantaría la voz descaradamente, al encontrarse con la amante de su esposo. Pero eso no fue así.

―Hola Axel… ―saludó aquella voz medianamente familiar, con ese tono dulce y a la vez maduro. La miré fijamente y me vi obligado a responderle a su sonrisa. Parpadeé confundido, preguntándome tantas cosas: “¿Cómo llegaste aquí? ¿Quién te dio mi dirección? ¿Acaso lo seguías? ¿Acaso… ya lo sabes?”
―April… ―dije, atinando sólo a pronunciar su nombre. Ella deshizo su sonrisa y apretó sus labios finamente pintados de un rosa pálido que le daba leve color a su rostro blanco.
―¿Puedo pasar? ―preguntó pausadamente, sin enojo, sin cariño en su voz. Aquello me desarmó. Desvié la mirada hacía dentro: había desorden y la habitación olía a humedad y sexo. Suspiré cuando noté que ella se dio cuenta de que portaba la camisa de su novio. Aquello me avergonzó y sólo le di permiso, guiándola a un sofá, donde colgaba una sábana blanca.
―Lamento el desorden… ―dije, rascándome la nuca. Ella; sin embargo, pareció no escucharme, es más, podría decir que estaba ausente. Se sentó en el sofá y permaneció unos instantes callada, apretando nerviosamente su celular. Decidí esperar a que ella se sintiera en confianza de golpearme, de gritar… de explotar. Me lo tenía merecido.

Creo.

Finalmente, ella suspiró y buscó mis ojos.

―Tú y Robert… se acuestan. ¿Cierto?

No digas su nombre. ¡Quiero ser yo quien lo pronuncie!

Sentí el estómago revolverse, deseando salir corriendo de ahí. Pero no podía ser así de cobarde, no en este momento.

Se lo debo. A ella más que a nadie.

―Sí… ―Asentí, sentándome en la cama. No evitaría sus ojos, quería ser sincero en todo momento. Se colocó la mano en la boca, no obstante, su rostro no mostró ningún cambio de expresión.
―Lo sabía. No soy estúpida… ―Luego, negó con la cabeza. ―Qué va, sí lo soy. ¿Sabes? Siempre he estado al tanto de esto. Entendí que me engañaba, después di con quién. Y no me importó, nunca me ha importado. Quiero que esté conmigo porque lo amo.

Me quedé callado por varios segundos. Sentí mi corazón encogerse. La miré con una profunda y muda comprensión que ella pareció entender.

―¿Te han dado consejos? ―pregunté. ―¿Alguien te ha dicho, que esto sólo es una forma de dañarte a ti mismo? ¿Qué es estúpido seguir con alguien que no te ama, por que quien te ama, no te hace esto?
―Robert me ama… de la misma manera que te ama a ti. Nos ama, Axel.

No me comprendas, por favor.

―Eso suena egoísta. Debe ser doloroso para ti decirlo en voz alta.
―Posiblemente… ―musitó―. Pero el que sea cruel, no le quita lo verdadero.

Ella acomodó un mechón de cabello detrás de la oreja, donde se balanceaba un arete plateado.

―No es tu culpa… ―dije―. Ni siquiera sé si aquí hay culpables. O quizás no quiero admitir parte de mi responsabilidad.
―Axel, no vengo a reclamarte nada. No vengo a pelear por Robert, ni contigo. Ni siquiera te pido que seamos amigos, ni unos estúpidos rivales, que se estrechan la mano mientras deciden pelear por quien se quedara con Robert… ―Mordió sus labios. ―Me es tonto hacer eso.

No seas amable, ódiame.

―Si tener a Robert a mi lado, implica el que estés tú también con él, lo aceptaré.

No.

―¿Qué?
―Que te acepto, como su otra pareja.

No.
No.
NO.
¡Mierda, no!

―¡NO! ―grité, poniéndome de pie. ―¡No, April, no! ¡Maldita seas! Detéstame. ¡Grita! ¡Haz una escena ridícula! ¡Grita que es tu hombre, que te pertenece! ¡No sé! ¡Hazme sentirme mal, culpable! ¡Dime que tú eres una mujer, y le puedes dar hijos! ¡April, usa todo lo tienes! ¡La mano que te dieron en este juego es la ganadora! ¡April, ÚSALA!

Ella no se alteró. Me miró fijamente.

―Ya la estoy usando, Axel. Tarde o temprano te darás cuenta.

La miré impresionado. Luego, volví a dejarme caer en la cama, sentado.

―Entiendo por qué te ama.


***


Abrí mi boca, dejando escapar de esta una rota voz, que después se convirtió en un gemido ronco que inundó toda la habitación. Sentía su cuerpo encima del mío, moviéndose lentamente, quizás para torturarme. No lo sé y francamente ahora, no me interesaba en absoluto saberlo. 

Hoy es catorce de febrero. Día de los enamorados.

Irónico.

―Maldición… ―musité bajamente cuando sentí las lágrimas acumularse en mis ojos. Posiblemente, Robert piense que es dolor corporal, pero todo esto va más allá de esto.

Un gran sensación de pérdida, vergüenza y odio se llenaron en mi alma.

Te odio tanto, April. Perdóname por favor.

Ella nunca más había regresado a mi departamento. Cuando ella y Robert iban al cine, tomados de la mano, me sonreía mientras pedía chocolate blanco para comer dentro de la sala. Me sonreía hasta con cariño… y comprendía una y otra vez sus palabras.

Ella lo sabe.

Siempre lo ha sabido.

Grito de placer, intentando no escuchar mis pensamientos, pero estos de alguna manera logran sobreponerse. Y me duele. Me duele saber que todo este tiempo, él nunca ha sido mío, y posiblemente, nunca lo será. Porque lo sabe.

Si no supiera que estamos juntos, sería más fácil soñar con la posibilidad de que una parte de él es sólo mía. O que quizás alguna día será completamente mío.

Pero ya nunca más no es posible.

Y aún así, no puedo soltarlo.

Duele. Y mucho.

Ahora él nunca me pertenecerá, porque April le está dando a este muerto de hambre, algo que por ley eterna, es sólo de ella. Sólo me lo prestó, porque decidió compadecerse de terrible y pobre necesitado.

Me lo quitó.

Cruelmente, dejándolo a mi lado, me arrebató lo que yo poseía de él.
Me dejó con las manos vacías.

De alguna manera, logré girarme para rodear su cuello con mis brazos y sollozar en su oído, llorando ridículamente, hipeando y gimiendo. Rasgué su piel.

―Más fuerte… ―supliqué.

Mientras más cerca lo tengo, menos es mío.

Duele. Lástima. Desgarra.

―Haré lo que tú desees… porque te amo.

Te amo, te odio. ¿Existe alguna diferencia?

―Lo sé…

Esto me está matando.

…y no hago nada para evitarlo.

 PukitChan

7 comentarios:

Ariusk dijo...

Jejeje nunca me había leído un relato homoerótco (aunque ciertamente esto no tiene nada que ver con erotismo y más con sentimientos) Es horrible, la relación amor/odio (¿puede llamarse así?)

Existen personas creo yo, que son felices (de una manera bastante retorcida) siendo infelices, lastimándose así mismas, enceradas en un circulo vicioso que no pueden dejar y aveces, que no desean dejar.

Creo que, en mayor o menor medida todos hemos experimentado eso. Tu relato fue, francamente real. Describiste muy bien ese tumulto de sentimientos encontrados que conviven dentro de uno mismo.

Me hiciste odiar a Robert, no con la misma pasión enfermiza que Axel pero si, por ser un egoísta de talla mundial.

Me gusto mucho el relato. Hubiese sido bueno que justificaras el escrito antes de enviarlo para leer más cómodamente pero me gusto igualmente.

Saludos...

Ariusk dijo...

P.D. esta frase me encanto

"Porque esperar lo esperado, siempre te lleva a lo inesperado"

Cuan cierto es...

Galena dijo...

Yo también creo que es un gran relato, uno que plasma la complejidad de las relaciones humanas y de los sentimientos contradictorios.

Mis felicitaciones!!

Maria O.D. dijo...

¡Magnifico relato! Muy desgarrador y sentido, estruja el alma con tanta tristeza y desilusión :) ¡saludos!

Dora Ku dijo...

¡Que barbaridad, cuanto talento!Estoy muy sorprendida al constatar el talento que hay en los escritos que he leído hasta ahora.
Este relato revela un lado del amor que difícilmente podemos detectar, pues nadie podría decir con seguridad que puedes retener a alguien a tu lado dejándolo tener otra relación.
Digamos que debería tenerse una seguridad enorme no en el otro, si no en una misma.
Este concurso es un verdadero desafío para quien o quienes les toque calificar los relatos.
Mis felicitaciones PukitChan: Doña Ku

Belle De La Croix dijo...

Wow! Me encanta tu relato.Es increíble, no solo por la maraña de relacion que mantienen esos tres sino también por la complejidad de sentimientos de April y Axel. Esta genial!
Felicitaciones.

Patricia O. (Patokata) dijo...

Coincido con el resto de los comentaristas, una historia que refleja sentimientos intensos y a la vez destructivos al punto de perder igual la propia vida.
La verdad que el tipo no se merecía a ninguno de los dos, ¿¿cuán grande puede ser el amor para permitir que nos haga infelices en vez de lo contrario????
Un relato muy real y muy crudo!!

Felicitaciones!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Llévame a tu correo